NOTICIAS

Loading...

sábado, 13 de agosto de 2011

HISTORIA ALERTA ALBA-KENETH

Alba: El ángel que no regresó de la librería
La ultima promesa que le hizo Alba Mishell a su mamá, Rosa, fue que le daría una sorpresa. No la cumplió. La sorpresa, la más desagradable de todas, se la dieron tres mujeres que ella conocía.
El 14 de junio de 2007, cuando tenía ocho años y ostentaba el título de Niña Camotán, Alba Mishell España Díaz fue secuestrada, luego de ser engañada por una mujer que la interceptó cuando iba a la librería, con la promesa de que vería a su papá, que vive en los Estados Unidos
Toda la gente de tres municipios, Camotán, Jocotán y San Juan La Ermita, Chiquimula, se unieron en su búsqueda. Los altoparlantes de los vehículos que hacían propaganda política se ocuparon en gritar el nombre de Alba. Nunca hubo respuesta.
Menos de 24 horas más tarde de haber sido vista por última vez, su cuerpo, sin varios de los órganos vitales y sin ojos, fue encontrado en un bosque conocido como El Pinal.
Una de las acusadas fue linchada por el pueblo enardecido. Las otras dos están condenadas a 50 años de prisión, luego de confesar que cobrarían Q20,000 por la niña.
La lucha emprendida por Rosa Díaz, con apoyo de la Fundación Sobrevivientes, permitió que se hiciera justicia, pero no ha sanado el dolor. Su hija está con ella en todo momento, representada en los  aretes que usa todos los días, hechos con los pequeños dientes de Alba Mishell.
En Chiquimula fue fundado un centro de atención para mujeres y niños víctimas de violencia que lleva el nombre de Alba Mishell España Díaz. Rosa le pide a su  hija a diario fuerzas para ayudar a mujeres que enfrentan dolores similares al suyo.
“Enséñenles a sus hijos a rezarle a su ángel de la guarda, que mi hija estará ahí para cuidarlos”, dice mientras se seca las lágrimas.
Keneth: El ángel que perdió sus alas jugando
El 16 de diciembre del 2009 marcó para siempre la vida de Guillermo López, ya que ese fatídico día desapareció su hijo de cuatro años, Keneth. Una semana después, el 23 de diciembre, y luego de una ardua búsqueda en la que participaron todos sus vecinos de Jalapa, fue encontrado el cadáver de su pequeño.
Los hechos muestran que Keneth fue asesinado y enterrado en el patio de una casa vecina tres horas después de ser secuestrado. El niño fue raptado en esa misma vivienda, adonde había ido a jugar con otros amigos de su edad.
La esposa de Guillermo permanece muy afectada, sobre todo después de  revivir la historia durante el proceso contra las sindicadas, ya que que escucharon de viva voz la forma en que llevaron a cabo ese macabro crimen. Su presencia en los tribunales y su búsqueda de justicia concluyó con la condena de 50 años para Santos Maltilde y Claudia Morán.
Contar la historia no es fácil para Guillermo, pero desde que decidió dedicarse a la divulgación del Sistema de Alerta Alba-Keneth debe hacerlo constantemente.
“Trabajo junto con las autoridades locales, maestros, padres de familia, para capacitar a las personas sobre cómo funciona la alerta”. Esto, según él, es una especie de terapia para superar su dolor.
Ahora, esas mismas precauciones las lleva a cabo con sus hijos: Leiser, de 11 años, y su pequeña de año y medio, en su nuevo hogar. Luego de lo ocurrido cambió su domicilio y dejó su negocio para dedicarse por completo al fortalecimiento y divulgación del Sistema Alba-Keneth, trabajo que permite que su hijo no haya muerto en vano.

1 comentario: